REDcientifica

Budismo o la ciencia de la contemplación
2.173 visitas desde el 27/01/2015
José A. Ramos Moya

http://www.impresionesdeuno.blogspot.com.es/

Budismo


Ámbitos a través de los cuales se expresa el budismo. Definición y delimitación de cada uno de ellos. Modo en que se relacionan.


¿Quieres saber más?
Regístrate para leer más artículos como este



BUDISMO: ¿FILOSOFÍA O RELIGIÓN?

A menudo, los estudiosos que se aproximan al budismo mediante la lectura de sus textos clásicos o mediante la lectura de ensayos publicados por los maestros budistas contemporáneos, debaten acerca de si éste es una religión o, si por el contrario, puede ser considerado una filosofía de vida. Con frecuencia, la conclusión es que el budismo va más allá de lo rigurosamente religioso adentrándose en el ámbito de lo filosófico. Si bien, no queda debidamente clarificado si, finalmente, éste es estrictamente una filosofía o, en otro orden, puede ser considerado tanto una filosofía como una religión. Y, si se suponen ambos aspectos, no se termina de esclarecer en qué términos es una cosa y otra.

Un amigo en el Dharma, llamado Jué-shan, escribió:“En realidad, el término `budismo´ equivale a `despertismo´, no a la adoración del personaje histórico llamado Buda”.

Al leer esto, inmediatamente me percaté de que si entendemos como eje central del budismo la práctica de la meditación mediante las metodologías específicas, como así hace ver Jué-shan, esta frase es una forma de expresar con meridiana claridad la diferencia entre el budismo, por un lado, y el cristianismo e islamismo, por otro; quedando así, éste, desmarcado de las religiones convencionales.

Si bien, esto me lleva a reflexionar, además, que budismo, tal y como lo enseñó el Buda, y posteriormente el resto de los que "despertaron" a lo largo de la Historia, no sólo no equivale a venerar al Buda histórico, como se venera a Cristo o a Mahoma, sino que, siendo la esencia de éste la práctica de la meditación, como considero, tampoco se refiere a filosofar, previa lectura y análisis de los textos budistas, interpretando al mundo y al Hombre en función de las premisas que en estos textos se observan.



BUDISMO RELIGIOSO, BUDISMO FILOSÓFICO, BUDISMO CIENTÍFICO

Me parece, no obstante, demasiado aventurado negar taxativamente las dimensiones religiosa y filosófica del budismo. Pues hay evidencias del carácter religioso de éste en las sociedades de oriente, en donde el budismo en sí actúa como principio organizador de la sociedad y como principio moldeador de la conducta del individuo, al modo de una religión ortodoxa más. Así como parece haber también evidencias de su dimensión filosófica, como sistema de pensamiento generador de un estilo de vida concreto, especialmente en los ámbitos intelectuales de occidente.

He de añadir además que, en base a la mera observación, advierto, no dos, sino tres vías en que los diferentes interesados se acercan al budismo, relacionadas éstas directamente con los tres modos en que el Hombre trata de conocerse a sí mismo y al mundo; me refiero, naturalmente, a la religión, la filosofía y, finalmente, la ciencia. Desde mi particular punto de vista, es el budismo en el ámbito de esta tercera vía, la científica, aquél al que hace referencia Jué-shan en su enunciado; y el que personalmente defiendo como budismo originario y genuino. Haré ver más adelante en que me baso para considerar el budismo de la tercera vía como budismo originario y que se desarrolla en el ámbito de lo científico. El budismo, por tanto, se expresa a través de estos tres sistemas de conocimiento de la siguiente manera:

Cuando nada más se practican ritos ante la figura del Buda, mediante ceremonias, postraciones y ofrendas, y se asumen, sin más, a modo de dogmas incuestionables, los principios y preceptos del budismo que habrán de guiar la conducta de los adeptos nos encontramos, entonces, ante el budismo como una “religión ortodoxa” más.



Aquellos seguidores, más curtidos intelectualmente, que se aproximan al budismo a través de la lectura y reflexión de los textos budistas vivencian éste, se podría decir, como “filosofía de vida”. Este grupo se caracteriza por deleitarse con sus continuos debates en torno a los fundamentos del budismo, a menudo interminables.

Por último, están los que se entregan de forma precisa y honesta a la metodología budista de la meditación para reconocer la experiencia del "despertar". Es a esta tercera vía a la que me he referido como budismo científico y, además, "genuino”; pues fue este modo de budismo, junto con las cuatro nobles verdades como único fundamento teórico, lo que originariamente enseñó el Buda.



LAS CUATRO NOBLES VERDADES DEL BUDISMO

Deseo elaborar una descripción más detallada y justificada de lo que he considerado como la tercera vía de acceso al budismo, que he resuelto en calificar, además, de originaria y de carácter científico. Pero antes de continuar con ello, se hace conveniente, para una mejor comprensión de la misma, exponer el fundamento teórico básico budista que la acompañó en sus inicios, consistente éste en "las cuatro nobles verdades".

Para aquéllos que no las conozcan, las cuatro nobles verdades del budismo sobre las que se estructura toda la práctica budista son:

- Primera noble verdad: El sufrimiento existe.

- Segunda noble verdad: Existe una causa del sufrimiento.

- Tercera noble verdad: Puede eliminarse este sufrimiento eliminando su causa.

- Cuarta noble verdad: Prescripción del método para eliminar su causa, y así inducir la cesación del sufrimiento.

Este método, referido en la cuarta noble verdad, se estructura en el "óctuple sendero". A primera vista, pareciera que el óctuple sendero es un mero manual de conducta para el practicante budista. Pero es más que eso. En esencia, es un manual de instrucciones que permite a éste llevar a cabo la meditación de forma precisa con el fin de, a través de ésta, despojarse del "sufrimiento creado por su mente"; que poco tiene que ver con el dolor natural inherente a la existencia. Porque, como dijera el Buda: “el dolor es inevitable, pero el sufrimiento es innecesario”.

Para que el lector se haga una idea más clara de aquello a lo que me refiero en relación a dicho óctuple sendero, expongo aquí las directrices marcadas por éste;

El óctuple sendero que conduce a la cesación del sufrimiento (cuarta noble verdad):

1. Recta comprensión: Se refiere a entender (intelectualmente) las cuatro nobles verdades, y demás textos que se deriven de ellas, con el fin de comprender el sentido de nuestra práctica meditativa. Por extensión, esta instrucción se referiría también a la aplicación del raciocinio en las encrucijadas de nuestra vida diaria.

2. Recto pensamiento: Referido a la observancia de pensamientos libres de codicia, pensamientos libres de rencor, pensamientos libres de crueldad,…

3. Recta palabra: Esta directriz hace referencia a abstenerse de mentir, de chismorrear, de decir palabras ásperas, de elaborar conversaciones vanas,…

4. Recta acción: Referido a abstenerse de matar, de tomar lo que no nos ha sido dado, de manipular a los demás,…

5. Recto sustento (o modo de vida): Esto es, cuando el discípulo, evitando una forma de vida deshonesta, obtiene su sustento de una forma de vida ética.

6. Recto esfuerzo: Referido a disponerse activamente a, aplicando la energía necesaria, disolver los estados perniciosos en uno mismo y a motivar y mantener los estados saludables que favorezcan la práctica.

7. Recta atención: Este elemento se centra en la comprensión y cultivo de la atención a través de la práctica de la meditación.

8. Recta concentración: Referida a la firme disposición de mantenerse diligente en el camino, sin distraerse de todo lo anterior, y así ir avanzando en él hasta hallar la plena Liberación.

Todas estas prescripciones indicadas en el óctuple sendero inducen, sin duda, la preservación de una mente “poco agitada”. Y el buen meditador se percatará pronto de que, más allá de la mera organización de su conducta, estas instrucciones inducirán en él una meditación provechosa.



EL BUDISMO EPISTEMOLÓGICO, O DE CARÁCTER CIENTÍFICO

La tercera vía de acceso al budismo a la que hacía referencia y en la que a continuación, como adelantaba, voy a profundizar está fundamentada casi exclusivamente en la "técnica de la meditación sedente" que originariamente enseñó el Buda. Es esta vía un budismo originario y genuino que trasciende toda religión y toda filosofía adentrándose en el ámbito de lo epistemológico, como germen de lo científico. Y es que en torno a este modo de acercarse al budismo, mediante la práctica de la meditación sentado, hay toda una ciencia budista de la contemplación. Y me atrevo a llamar a esta metodología meditativa “ciencia” porque, como mostrara Ken Wilber en su libro Ciencia y Religión, dicha metodología, al igual que la ciencia, se vale del procedimiento epistemológico para hallar enunciados verdaderos.

Trataré de explicar a continuación, siquiera sea de una manera muy general, cómo funciona dicho procedimiento epistemológico que se refiere a los fundamentos y métodos del conocimiento; y de hacer ver cómo se valen de éste tanto las ciencias empíricas convencionales como la metodología de la meditación budista para, ambas, encontrar las verdades que les son propias. Evidenciando, de esta manera, que lo que originariamente enseñó el Buda a sus discípulos fue toda una ciencia de la dimensión interior del ser humano, y no una mera religión o una filosofía.

Así, el citado procedimiento epistemológico de búsqueda de verdades concretas, consta de tres puntos fundamentales que toda ciencia que se defina como tal ha de cumplir en sus investigaciones:

El primer punto a elaborar en toda búsqueda de la verdad, sería el de la "recogida de datos" mediante la ejecución del método o diseño experimental más apropiado prescrito por la comunidad científica o por la shanga (comunidad budista), en nuestro caso particular. En este sentido, tanto la Física, por ejemplo, como la Biología, la Sociología,... o la Metodología de la Meditación Budista, tienen en común que recogen datos para determinar las verdades que les son propias a cada una ellas mediante un método organizado y validado por la comunidad científica o, en nuestro caso, por los maestros de la shanga. Los métodos prescritos por la shanga se refieren, naturalmente, a la variedad de técnicas meditativas, según las diferentes escuelas. Por tanto, hasta aquí tenemos que tanto el que va a estudiar choques de objetos en una pista habilitada a tal efecto, como el que hace un cultivo de bacterias en el laboratorio, como el que elabora una encuesta de intención de voto en las próximas elecciones, como aquél al que se le encomienda un koan durante su zazen, ejecutará el método o diseño experimental prescrito por su comunidad científica específica, o por su shanga, para la recogida de datos.
Hacer notar, por último, que la naturaleza de la información o datos obtenidos por cada disciplina será bien distinta, pues la Física observa la materia, la Biología observa la vida, la Sociología observa las relaciones sociales entre individuos y la Metodología de la Meditación Budista observa a la propia mente del observador.

El segundo punto a desarrollar en todo método científico, conforme al procedimiento epistemológico, es el "procesamiento de los datos obtenidos"; ya sea en la pista de pruebas, en el laboratorio, en el trabajo de campo llevado a cabo en la sociedad objeto de estudio o en nuestro propio interior mientras permanecemos inmóviles en el zafú. Tras dicho procesamiento, estaríamos ya en condiciones de elaborar teorías o interpretaciones que aporten coherencia a esos datos.

Y sería en la tercera fase del procedimiento epistemológico, en donde se trabajaría el "sometimiento a la prueba de falsabilidad de la teoría o interpretación elaborada" por el físico, biólogo, sociólogo o meditador budista; de forma que si, habiendo elaborado correctamente el método prescrito, no conseguimos refutar dicha teoría o interpretación mediante la recogida de nuevos datos, o de anteriores, que contradigan a éstos, la misma, por reconocerse en cualquier espacio y tiempo, desembocará en una ley científica o, para nuestro caso particular, en un principio budista.

Así por ejemplo, una ley de la Física sería que el espacio recorrido por un objeto en relación al tiempo que éste tarda en recorrerlo nos determina la velocidad del mismo, y un principio de la Metodología de la Meditación Budista podría ser el de la constatación en uno mismo de la experiencia subjetiva de la Vacuidad.

Las leyes científicas y los principios budistas serán ratificados, una y otra vez, mientras se hagan debidamente los experimentos desarrollados a tales efectos. Por tanto, una vez demostrada la irrefutabilidad de la teoría o interpretación, desembocando ésta en una ley o principio, cualquiera que se esté formando en una de estas disciplinas, al realizar debidamente el experimento en la forma prescrita por su comunidad científica o su shanga, habrá de concluir siempre que V es s/t, para el experimento físico, y que la experiencia de la Vacuidad es realizable dentro de uno mismo, para el experimento de la metodología meditativa budista.

Hacer notar que al igual que las leyes científicas generan una literatura, denominada literatura científica, escrita por los científicos de la comunidad científica, los principios budistas, confirmados una y otra vez por los maestros de la shanga, se recopilaron en los Sutras y en posteriores textos budistas aprobados por la shanga.

Así, desde esta nueva óptica, y observando que la Metodología de la Meditación Budista cumple con los tres preceptos básicos del procedimiento epistemológico presente en toda ciencia, creo que ya estamos en condiciones de referirnos a dicho procedimiento como una "ciencia de la conciencia o de la contemplación". Si bien, he de matizar que existe una diferencia sutil entre la ciencia de la contemplación budista y las ciencias convencionales. Esto es, mientras que en las ciencias ordinarias el sujeto (yo) estudia al objeto (el otro o lo otro), en nuestra ciencia de la conciencia el sujeto (yo) estudia al objeto (yo); es decir, el budismo genuino se diferencia de las otras ciencias convencionales en que el sujeto que estudia y el objeto estudiado son uno y el mismo. Así, el sujeto se estudia a sí mismo.



LA DEGRADACIÓN DEL BUDISMO ORIGINARIO, A LO LARGO DEL TIEMPO

Una vez mostradas las tres dimensiones del budismo que he reconocido como el "budismo religioso", el "budismo filosófico" y el "budismo epistemológico o científico", ahondando en este último, convendría ahora tratar de aclarar por mi parte, y simplificadamente, el modo en que entiendo que se relacionan estas tres formas en que se expresa la doctrina budista.

Así, el budismo genuino y originario enseñado por el Buda que he resuelto en llamar "ciencia de la dimensión interior del Hombre" o "ciencia de la contemplación" derivó con el paso del tiempo, conforme a esta particular explicación, en una filosofía y una religión a través de lo que se podría interpretar como un proceso degenerativo del budismo tal y como lo enseñó el mismo Buda.

De este modo, en un primer momento, el conocimiento adquirido por los adiestrados meditadores, desde dentro de ellos mismos, a través de dicha metodología budista de autoobservación, se fue sistematizando, como he indicado, en los textos budistas clásicos denominados Sutras y otros posteriores. El estudio y reflexión de estos textos escritos por estos maestros de la meditación, o el intento por parte de algunos pensadores de comprender intelectual u objetivamente las experiencias subjetivas a las que nos arroja la meditación budista, sin poner ellos mismos mucho énfasis en experimentar personalmente dichas experiencias mediante la propia práctica meditativa, motivaría la aparición de la vertiente filosófica del budismo. Aquí, se produciría la primera degradación del conocimiento budista. En otro sentido, la institucionalización y acatamiento de los principios y preceptos budistas (sintetizados en el óctuple sendero), llevada a cabo en las diversas sociedades orientales con el fin de organizar la conducta de los individuos, pero prescritos originariamente para favorecer una correcta meditación, daría lugar a la vertiente religiosa del budismo. Es en esta transformación del budismo originario en donde se produciría la segunda degradación del mismo.

Ni que decir tiene que estas tres dimensiones del budismo no son compartimentos estancos y que los diferentes seguidores podrán realizar prácticas relativas a uno, dos o los tres ámbitos, en mayor o menor grado. Si bien es cierto, que el adepto que centre su práctica en la tercera vía, que es la vía de la meditación o la vía de la ciencia contemplativa, impregnará las prácticas de las restantes vías, y su vida entera, de contemplación. Esto, si elabora su meditación diligentemente y con provecho.



EL PROCEDIMIENTO EPISTEMOLÓGICO EN EL ZEN RINZAI

Para concluir esta exposición, una vez hemos conocido como se ha elaborado esta ciencia de la contemplación, o cualquier otra ciencia, a través del procedimiento epistemológico convendría ahora presentar mediante un ejemplo, y de manera más concreta, el discurrir de dicho procedimiento en el campo de investigación de la ciencia de la contemplación. Usaré, para ello, el método de la escuela Zen Rinzai.

Precisar que en esta escuela budista el discípulo tiene como misión constatar por él mismo los principios del budismo que otros maestros de la shanga, antes que él, ratificaron como objetos de conocimiento de esta ciencia que les es propia; la ciencia de la contemplación. Usaron para ello, como he mostrado, el procedimiento epistemológico o método del conocimiento. El practicante, guiado por el mismo procedimiento y usando como herramienta de trabajo el koan, habrá de llegar él mismo, si elabora el experimento debidamente, a la misma experiencia a la que han llegado los maestros de la shanga del Zen Rinzai. Así, el discípulo procederá de la siguiente manera:

Recogida de datos.

El maestro entregará al practicante un koan -enunciado sin sentido lógico- que éste tendrá que trabajar durante su zazen (meditación sentado), y durante toda su seshin (retiro), en la forma en que el maestro le indique. Durante todo este proceso, el practicante irá, por decirlo de alguna manera, recopilando datos, a modo de impresiones, que el koan va dejando caer en su conciencia.

Procesamiento de los datos obtenidos.

Es importante hacer notar que, para esta ciencia contemplativa particular, en esta fase del procedimiento epistemológico, el practicante no elaborará una teoría con las impresiónes (a modo de datos) que el koan ha provocado en su interior para, más tarde, comunicarla detalladamente al maestro con el fin de que éste la confirme o no. Sino que, más bien, dicha impresión generada en él, provocada por el koan como objeto de estudio, habrá de verterse en una respuesta o acción sutil que presentará posteriormente ante el maestro.
(Hacer saber, además, que el estudio del koan es, en esencia, el estudio que el observador lleva a cabo acerca de su propia mente y de su propio ser observados, indirectamente, a través del koan)

Sometimiento a la prueba de falsabilidad -mediante la presentación ante el maestro de la respuesta al koan-

Ya en esta última fase del procedimiento hemos, en primer lugar, de aclarar que la respuesta válida al koan no es algo concreto y siempre fijo, sino que esta respuesta puede variar ligeramente en cada discípulo, si bien en todos ellos habrá de venir del fondo de sí mismo. Un "sí mismo", por otro lado, que es uno de los objetos de conocimiento del paradigma contemplativo, o paradigma del Ser, que han sido obtenidos a través de las diferentes escuelas de la ciencia contemplativa. El maestro, por hallarse ya instalado en su propio "sí mismo", y por haber dado él ya respuesta a ese koan en su período de formación ante el que fuera su maestro, está capacitado para reconocer cuando la solución dada al koan por el discípulo brota de su propio "sí mismo" y cuando lo hace de su "mente ordinaria". De manera que si la contestación facilitada por éste no es de la misma naturaleza que la que en su tiempo dieron los maestros de la shanga, es decir, la respuesta no es un reflejo de que el discípulo se haya instalado en su "sí mismo" se entenderá, entonces, que el practicante no ha tenido acceso a dicha dimensión de su ser y dicha respuesta se tendrá, finalmente, por invalidada. El experimento no se habrá realizado debidamente no superando la prueba de falsabilidad o confirmación, por lo que el practicante no habrá constatado por el mismo alguna de las verdades subyacentes en la doctrina budista a las que habría de arrojarle el koan. Éste, por tanto, deberá comenzar de nuevo el experimento, conforme a nuestro procedimiento epistemológico particular, una y otra vez hasta presentar al maestro alguna respuesta validada por la shanga que confirme que el practicante ha tenido acceso a la base de sí mismo; que es lo que se pretende cuando se le entrega el koan.

Así, hemos podido constatar que el budismo genuino está más allá de la religión, más allá de la filosofía. El budismo originario es toda una ciencia experiencial. Un camino de madurez humana que nos ha de llevar al Hombre que está por venir. Los "despiertos" del pasado, son los hombres y mujeres del futuro.



 ¿Te ha gustado este artículo?
Colabora con
REDcientifica
desde 1 euro


  



Comentarios



2015-02-12 22:50:32







Enviar un comentario anónimo
Los comentarios se publican de forma anónima, pero puedes indicar tu nombre o nick en el propio comentario. No se permiten caracteres html, pero puedes poner la URL en una línea independiente de la forma http://www.ejemplo.com/ y la convertiremos en un link.

¿Eres humano? 

REDcientifica

Ciencia, Tecnología y Pensamiento

¿Has olvidado tu contraseña?
Usuario o Email
Clave


   


Últimos comentarios
» http://www.redfilosofica.org/como_pri...
» http://www.redfilosofica.org/como_pri...
» http://www.redfilosofica.org/como_pri...
» Muy bonito, me ha gustado mucho la reflexión, no obstante recomiendo no embriagarse de fantasías...
» Lo siento, no hemos podido migrar automáticamente todos los artículos al nuevo sistema de redcie...
» solo apares el titulo, no puedo ver nada sobre el articulo que busque
» https://pablomolinero.com/escritos/mo...
» Me complace ver el tremendo éxito que, por toda la Internet y en casi todos los idiomas, está te...
» Excelente artículo que deja claro que si meditásemos más se necesitaría menos psicoanálisis. Por...
» Hola queridos amigos: Antes tenía referencia con ustedes pero después ya no pude entrar: http://...


Temas
Antropología (12)
Aprendizaje (18)
Arte (1)
Astronáutica (1)
Biografía (1)
Biología (11)
Cerebro (12)
Ciencia (28)
Ciencia-ficción (2)
Computación Evolutiva (1)
Consultoría (5)
Cosmología (4)
Cuántica (6)
Ecología (5)
Economía (23)
Educación (24)
Ética (13)
Evolución (8)
Filosofía (68)
Física (13)
Futuro Vegano (2)
Genética (4)
Gnoseología (7)
Historia (3)
Informática (8)
Ingeniería (3)
Inteligencia Artificial (9)
Lingüística (2)
literatura (1)
Lógica (3)
Marketing (8)
Matemáticas (6)
Medicina (24)
Método Científico (9)
Negocios (2)
Neurociencia (2)
Política (12)
Programación (4)
Psicología (15)
Química (1)
REDcientifica (6)
Redes Neuronales (3)
Robótica (5)
Sensocentrismo (1)
Sistemas Complejos (4)
Sociología (26)
Subjetividad (26)
Tecnología (15)
Visión Artificial (1)

 redcientifica.org en Twitterredcientifica.org en Facebookredcientifica.org en Google+ 

redcientifica.org en LinkedIn



CSS Validator