REDcientifica

Freud y el budismo
(el psicoanálisis y la meditación vipassana)
1.449 visitas desde el 15/02/2016
José A. Ramos Moya

http://impresionesdeuno.blogspot.com.es/

Similitudes y diferencias entre el psicoanálisis y la meditación vipassana


¿Quieres saber más?
Regístrate para leer más artículos como este

Conforme a la teoría del psicoanálisis de Freud, el individuo es una unidad cuerpo-mente dirigida, en su aspecto más fundamental o biológico, por la energía libidinosa que hunde sus raíces en el cuerpo y aflora en la mente. Esta energía vital o libido fluye a través de la unidad psicosomática mediante lo que él denominó pulsiones. Estamos, además, biológicamente programados para dar salida a estas pulsiones o emanaciones de energía vital o libidinosa. Para ello, el organismo habrá de actuar conforme al siguiente esquema:

-Tensión, o manifestación de la pulsión.
-Acción, dirigida hacia la obtención de la demanda dictada por la pulsión.
-Descarga, o consumación de la demanda.
-Relajación, o bienestar producido tras dicha consumación.

Sin embargo, sucede que esta satisfacción de las pulsiones naturales o libidinosas ha de ser llevada a cabo en el medio ambiente, siempre cambiante, en el que el sujeto se halla inmerso. Un medio ambiente que, además, en el caso de los humanos, se encuentra suplementariamente configurado por la Cultura y su código de valores y reglas sociales. Con lo que, con frecuencia, la realidad ambiental y cultural imposibilita la satisfacción de estas demandas de la energía libidinosa o pulsiones. Por ello, cuando la acción que lleva al individuo a satisfacer el deseo o pulsión no puede ser consumada deviene, en lugar de la descarga y posterior relajación, la frustración que derivará en una mayor tensión añadida.
Freud sugiere que, en su manifestación más primaria, la mente, regida por el "ello", está motivada o dirigida hacia la consecución del placer y que, además, esta mente básica, de naturaleza hedonista, presenta poca tolerancia a la frustración -provocada por la no obtención del placer- En línea con Freud, Taishen Deshimaru, maestro zen del S. XX, diría: “Nos pasamos la mitad de nuestra vida corriendo detrás de lo que nos gusta y la otra mitad corriendo delante de lo que nos disgusta”.

Y es a causa de este hecho fundamental que se da en la misma base de la mente, el de la escasa tolerancia a la frustración provocada por la no obtención del placer, que creamos una serie de estrategias inconscientes, a modo de autoengaños, para evitar, negar o distorsionar esta frustración o fuente de ansiedad. Estas estrategias son, igualmente, utilizadas para evitar, negar o distorsionar aquellas pulsiones que, por su naturaleza, se enfrentan radicalmente a los valores culturales que hemos asumido. De este modo, estos mecanismos inconscientes tienen dos misiones; por un lado, disipar la frustración derivada de la no obtención del placer dictado por la pulsión y, por otro, impedir la misma manifestación de la pulsión, en el caso de que ésta se nos aparezca como intolerable. A estas estrategias o autoengaños, Freud las denominó "mecanismos de evitación" o "mecanismos de defensa". Algunos de estos mecanismos son:

-Negación. Mediante ésta negamos aspectos de la realidad que nos resultan tremendamente dolorosos o aquellas pulsiones que, conforme a nuestro sistema de valores culturales, se nos aparecen como tremendamente amenazantes.
-Represión. Similar a la negación, pero mientras que en la primera se da una afirmación categórica del tipo “yo no esto o aquello” -la negación misma-, en la represión el sujeto no se permite ni tan siquiera los pensamientos acerca de estas realidades tan dolorosas o amenazantes para él.
-Formación reactiva. Por medio de este mecanismo los impulsos no sólo se reprimen, sino que, además, se enfatiza la conducta opuesta para no dejar lugar a dudas de que lo contrario no es.
-Regresión. Se refiere a cualquier retroceso, ya sea en una situación puntual o de manera más prolongada, hacia estados del desarrollo anteriores y menos exigentes para el sujeto.
-Proyección. A causa de ésta percibimos en los otros actitudes que nos resultan tremendamente inaceptables conforme a nuestro sistema de valores y que, realmente, no están en ellos, sino que son el resultado de la proyección inconsciente de nuestras propias pulsiones que, de nuevo, inconscientemente, han sido evitadas por resultarnos amenazantes.
-Racionalización. A través de ésta justificamos o excusamos comportamientos propios que, realmente, nos parecen inapropiados y que criticaríamos en los demás.
-Compensación. Se da en personas que tienen, o creen tener, una deficiencia o debilidad y tratan de compensarla sobresaliendo en otros aspectos.
-Sublimación. Mediante ella se redirigen las pulsiones amenazantes, especialmente de carácter sexual y violento, hacia actividades constructivas y aceptables para la sociedad que nos es propia.

Estos mecanismos de defensa irían, de alguna manera, relegando al ámbito del inconsciente, tanto los deseos a modo de pulsiones que han sido reprimidos, como las experiencias altamente frustrantes derivadas de ellos. Circunstancia que, de forma inconsciente, se dará a lo largo de la vida del individuo; iniciándose en la infancia y continuando en la madurez. Lo cual fragmenta la identidad ya desde el momento en que comienza a formarse, creando puntos ciegos en la personalidad. Y es así como el Hombre, a lo largo de su desarrollo, nunca acaba de percibirse plenamente a sí mismo y a la realidad de su entorno, sino que, desde el momento en que empieza a ser consciente, percibe una imagen distorsionada de ambos que, inconscientemente, se ha ido haciendo mediante la imposición de los dictámenes de la Cultura. En los casos más extremos de autoaplicación inconsciente de los mencionados mecanismos de evitación, en el sujeto aparecerá la neurosis u otros.
La finalidad del psicoanálisis, por tanto, es la de que el sujeto, de forma activa y con la guía del terapeuta, mediante el diálogo, técnicas de asociación de ideas, interpretación de imágenes, etc, vaya desenterrando todo este material inconsciente hasta hacerlo consciente para, posteriormente, aceptarlo y, con ello, reconducirlo y reintegrarlo en su vida de manera ordenada. Conformando, así, un “yo” sano.



Hasta aquí el Buda estaría de acuerdo cuando formuló su teoría en torno a los conceptos de "maya" (ilusión o engaño), "dukka" (sufrimiento) y "samsara" (o el mundo vivenciado a través del autoengaño y del sufrimiento). Pues en un intento de fusionar ambas doctrinas, hasta donde se pueda, podríamos decir que es mediante estos mecanismos de defensa o de evitación que observó Freud, que el individuo se autoengaña generando un "mundo personal ilusorio" (maya). La disociación interna e inconsciente entre la realidad tal cual es y la realidad que nos hemos construido mediante los mecanismos de defensa, genera esa "ansiedad existencial vital" (dukka) presente, en mayor o menor grado, en todos los hombres y mujeres que conformamos la civilización. Numerosa y exitosa literatura, en forma de "genero de autoayuda", se ha escrito para paliar esta tensión interior que, unas veces más otras menos, nos termina afectando a todos. Finalmente, toda esta amalgama de "autoengaño" (maya) y "ansiedad existencial" (dukka) derivada de éste, conformará nuestro "mundo subjetivo dominado por el imperio del discurso interior descontrolado y sus emociones desmedidas" (samsara).

Sin embargo, el Buda, por medio de una intuición sin precedentes, fue un paso más allá cuando se percató de que la primera y más sutil de las "ilusiones o engaños" (maya) que el sujeto genera para sí, es la idea de “yo”. Así, el Buda formuló que el “yo” no es una entidad real, sino una construcción, se podría incluso decir, de carácter onírico. Pero para desmontar el engaño situado en lo más profundo del inconsciente, el más sutil y arraigado de ellos, el de la idea de que dentro de mí hay “alguien”, primero se hace necesario desenterrar y desmontar los autoengaños que vinieron después y que le cayeron encima, enterrándolo aún más profundo. Para sacar a la luz de la consciencia estos autoengaños y para desmontar los mismos mecanismos de defensa que los generaron, Freud creó la técnica del psicoanálisis que posibilitaba la reorganización del “yo” en una unidad integrada y más consciente. Cuando esto se consigue, el psicoanálisis del sujeto finaliza. Con el mismo fin, el Buda creó la meditación vipassana, que viene a significar "ver las cosas tal como son". La meditación vipassana consiste, expresado de forma muy resumida, en inmovilizar el cuerpo en la posición sedente para, de esta manera, inducir la inmovilización de la actividad mental y, así, crear las condiciones necesarias para que el subconsciente vaya progresivamente aflorando hasta hacerlo consciente mediante un proceso continuo de, podría decirse, "darse cuenta"; siempre bajo la supervisión del maestro. Con la salvedad de que, y aquí es donde reside la originalidad del Buda, éste no se conformó con reordenar al “yo” en una entidad saludable, sino que mediante esta técnica meditativa fue incluso más allá hasta deshacerlo como se deshacen todas aquellas ideas preconcebidas del sujeto que han conformado su personalidad a lo largo de los años. Así, del mismo modo que por medio del psicoanálisis desmontamos todas aquellas ideas perniciosas que nos hemos creado acerca de nosotros mismos y de los demás, por medio de la meditación budista, cuyas instrucciones habrán de ser dadas por un maestro legitimado, desmontaremos todas aquellas ideas acerca de mí, acerca de los demás, acerca del mundo, y ya en este caso tanto perniciosas como saludables para, finalmente, desmontarme a mí mismo y, de esta manera, como dicen los maestros zen, "morir en el cojín" para renacer al mundo tal y como es; sin un “yo” interior y constante que lo distorsione.

Podemos, también, mostrar, por último, lo que hay de común entre el psicoanálisis y la meditación budista, así como las limitaciones de la práctica psicoanalítica con respecto al budismo, mediante la cita de Dogen, maestro zen del S XIII, que dice: “Estudiar el budismo es estudiarse a sí mismo. Estudiarse a sí mismo es olvidarse de si mismo. Olvidarse de sí mismo es reconocerse en las cien mil cosas”.
Así, como dijera Dogen en la primera sentencia, el sujeto, por medio de la meditación, se estudia a sí mismo desmontando, de esta manera, los autoengaños que ha ido generando a lo largo de su vida; el psicoanálisis hará lo mismo por sus propios medios. Pero el psicoanálisis termina aquí y la meditación budista continúa a lo largo de la segunda y tercera sentencias. Continúa en la segunda sentencia, haciendo al sujeto olvidarse de sí mismo o desmontando al “yo” que hay dentro de él. Hasta culminar en la tercera sentencia, en la que se expresa lo que en el budismo se conoce como "shamadi" o "despertar"; ese punto de fuga interior hacia lo inefable en donde el individuo experimenta la Autorealización. Una Realización suprema que es el punto omega de toda psicología occidental, que señala la dirección a seguir pero siempre inalcanzable por su propios medios; pues allí donde entra en escena un “yo” que nos escinde del mundo, dicha Realización nunca es posible.



 ¿Te ha gustado este artículo?
Colabora con
REDcientifica
desde 1 euro


  



Comentarios



2016-04-24 06:57:22

Excelente artículo que deja claro que si meditásemos más se necesitaría menos psicoanálisis. Por desgracia hay muchas personas que viven una realidad totalmente distorsionada.

Como bien dice el artículo, la meditación va más allá y es una gran herramienta para desmontar todas aquellas ideas sobre nosotros, los demás y el mundo.

Gracias



Enviar un comentario anónimo
Los comentarios se publican de forma anónima, pero puedes indicar tu nombre o nick en el propio comentario. No se permiten caracteres html, pero puedes poner la URL en una línea independiente de la forma http://www.ejemplo.com/ y la convertiremos en un link.

¿Eres humano? 

REDcientifica

Ciencia, Tecnología y Pensamiento

¿Has olvidado tu contraseña?
Usuario o Email
Clave


   


Últimos comentarios
» http://www.redfilosofica.org/como_pri...
» http://www.redfilosofica.org/como_pri...
» http://www.redfilosofica.org/como_pri...
» Muy bonito, me ha gustado mucho la reflexión, no obstante recomiendo no embriagarse de fantasías...
» Lo siento, no hemos podido migrar automáticamente todos los artículos al nuevo sistema de redcie...
» solo apares el titulo, no puedo ver nada sobre el articulo que busque


Temas
Antropología (12)
Aprendizaje (18)
Arte (1)
Astronáutica (1)
Biografía (1)
Biología (11)
Cerebro (12)
Ciencia (28)
Ciencia-ficción (2)
Computación Evolutiva (1)
Consultoría (5)
Cosmología (4)
Cuántica (6)
Ecología (5)
Economía (23)
Educación (24)
Ética (13)
Evolución (8)
Filosofía (68)
Física (13)
Futuro Vegano (2)
Genética (4)
Gnoseología (7)
Historia (3)
Informática (8)
Ingeniería (3)
Inteligencia Artificial (10)
Lingüística (2)
literatura (1)
Lógica (3)
Marketing (8)
Matemáticas (6)
Medicina (24)
Método Científico (9)
Negocios (2)
Neurociencia (3)
Política (12)
Programación (4)
Psicología (15)
Química (1)
REDcientifica (6)
Redes Neuronales (3)
Robótica (5)
Sensocentrismo (1)
Sistemas Complejos (5)
Sociología (26)
Subjetividad (26)
Tecnología (15)
Visión Artificial (1)

 redcientifica.org en Twitterredcientifica.org en Facebookredcientifica.org en Google+ 

redcientifica.org en LinkedIn



CSS Validator