REDcientifica

Los gustos, las respuestas orgánicas olvidadas
2.445 visitas desde el 12/07/2012
Sergio Aranda Klein
Medicina, Ciencia, Filosofía

Los gustos, al igual que la inteligencia, son del tipo de procesos orgánicos cuyos efectos conocemos perfectamente por su relación con las conductas y sin embargo, desde el punto de vista orgánico, no sabemos nada de ellos y de su enorme influencia para definirnos como individuos.

Los gustos están tan inmersos en todos los aspectos de nuestras conductas que hasta nos comunicamos desde su operación, incluso llegando al punto en que cada cual puede que sea lo que es, según su propia configuración de gustos.

En consecuencia, tratar de dilucidar su origen implica, de algún modo, encontrar la razón, la causa, del porqué somos como somos.


¿Quieres saber más?
Regístrate para leer más artículos como este

Todos entendemos perfectamente bien de qué hablamos cuando nos referimos a los gustos como sinónimo de preferencias. Sabemos lo que nos gusta y lo que no, aunque intentar explicar el porqué ya es más difícil, tanto, que hasta donde sabemos, nadie ha determinado su origen orgánico (distinto de la fisiología de los órganos sensoriales) y lo que es más, pareciera que no se los considera relevantes en ninguna investigación neurológica relacionada con las conductas.

Los gustos son de esas cosas que por ser ubicuas y omnipresentes perecieran no requerir más explicación que la obvia constatación de su influencia en la mayor parte de las conductas y por lo tanto en las decisiones sobre cualquier curso de acción. Sabemos que están ahí y funcionan.

Frases como, “para gustos colores”, “sobre gustos no hay nada escrito”, “es cosa de gustos”, no solo demuestran que carecemos de una explicación sobre el origen orgánico del fenómeno, sino que dejan de manifiesto que tal ignorancia pereciera no acarrear ningún inconveniente. Estas mismas frases constituyen una suerte de sentencia inapelable sobre la cual no vale la pena profundizar. Luego, se sobreentiende que los gustos forman parte de nuestra estructura orgánica más profunda ya que se “intuye” que su operación la provee el propio organismo (información genética o instintiva). No es necesario entonces explicarle a un bebé o a un niño (ni a nadie) que es lo que tiene que gustarle (aunque lo intentemos), cada cual lo sabrá llegado el momento.

Expresiones más elaboradas, que demuestran la incuestionable influencia de los gustos en las conductas complejas, se encuentran por ejemplo en el trasfondo de frases imperativas como: “me da la gana”, “ así lo quiero”, “es mi problema”, etc. Es claro que cuando se acaban los argumentos comprensibles para los demás, aflora sin más explicación el origen profundo de toda conducta: “así me gusta y punto”.



Los únicos gustos sobre los que pareciera haber algún interés académico o clínico son aquellos que escapan a los de las mayorías, los cuales en muchos casos son tratados como desviaciones patológicas y no simplemente como variaciones de un sistema que es común a todos los individuos. Las psicopatías suelen ser conductas basadas en gustos cuya satisfacción se aleja de los modos o formas más comunes y por lo tanto son como mínimo sospechosas de intensiones inconvenientes.

Ahora bien, ¿qué son los gustos?, nuestra hipótesis al respecto, expuesta de la manera más simple posible, es que se trata de mecanismos de respuesta de tipo neurológico que impulsan a un individuo a obtener o aprehender algo, o bien, a rechazarlo. Este impulso orgánico básico, elemental, presente en todos los seres humanos prácticamente desde su nacimiento, es la base y motor de la mayor parte de las conductas humanas.

Los gustos funcionan como las instrucciones en un lenguaje de programación. Sus variables son básicamente dos, aceptación y rechazo, la indiferencia es el estado por omisión o un estado de “excitación” cero. Los valores o grados de estas variables irán desde leve a intenso.

Este lenguaje orgánico permite accionar un mecanismo motor (conductas) muy simple, los valores de aceptación (gustos positivos) producen acercamiento, y los rechazo (negativos) alejamiento. Ese es el principio.

Todas las conductas humanas, particularmente las complejas, están escritas en este lenguaje. Los factores de acercamiento y alejamiento en sus diferentes grados es todo lo que se necesita para describir cualquier conducta. Tal como si fuesen ceros y unos de un lenguaje binario.

Las preferencias, lo que se quiere, desde la comida a los argumentos políticos; desde la recreación a la forma de educar a los hijos; desde la forma de “ganarse” la vida hasta la planificación de la muerte, sencillamente toda la vida de una persona está signada por sus preferencias y rechazos. Por el contrario, la indiferencia crónica y permanente conduciría irremediablemente a un inmovilismo fatal.

Estamos convencidos de que el mecanismo que origina los gustos y por lo tanto genera las conductas, no agota su influencia orgánica en activarlas y establecer su dirección, al contrario, creemos firmemente que da origen a la memoria adquirida y a todas las demás facultades consideradas inherentemente humanas.

Una explicación mas detallada de nuestras hipótesis sobre como los gustos se insertan dentro de los procesos mentales se encuentra en el ensayo publicado en REDcientífica, El origen de la inteligencia.



Sergio Aranda Klein
evolucionhumana@vtr.net
http://www.evolucionhumana.cl
Santiago – Chile
Julio 2012



 ¿Te ha gustado este artículo?
Colabora con
REDcientifica
desde 1 euro


  



Comentarios



Enviar un comentario anónimo
Los comentarios se publican de forma anónima, pero puedes indicar tu nombre o nick en el propio comentario. No se permiten caracteres html, pero puedes poner la URL en una línea independiente de la forma http://www.ejemplo.com/ y la convertiremos en un link.

¿Eres humano? 

REDcientifica

Ciencia, Tecnología y Pensamiento

¿Has olvidado tu contraseña?
Usuario o Email
Clave


   


Últimos comentarios
» http://www.redfilosofica.org/como_pri...
» http://www.redfilosofica.org/como_pri...
» http://www.redfilosofica.org/como_pri...
» Muy bonito, me ha gustado mucho la reflexión, no obstante recomiendo no embriagarse de fantasías...
» Lo siento, no hemos podido migrar automáticamente todos los artículos al nuevo sistema de redcie...
» solo apares el titulo, no puedo ver nada sobre el articulo que busque
» https://pablomolinero.com/escritos/mo...
» Me complace ver el tremendo éxito que, por toda la Internet y en casi todos los idiomas, está te...
» Excelente artículo que deja claro que si meditásemos más se necesitaría menos psicoanálisis. Por...
» Hola queridos amigos: Antes tenía referencia con ustedes pero después ya no pude entrar: http://...


Temas
Antropología (12)
Aprendizaje (18)
Arte (1)
Astronáutica (1)
Biografía (1)
Biología (11)
Cerebro (12)
Ciencia (28)
Ciencia-ficción (2)
Computación Evolutiva (1)
Consultoría (5)
Cosmología (4)
Cuántica (6)
Ecología (5)
Economía (23)
Educación (24)
Ética (13)
Evolución (8)
Filosofía (68)
Física (13)
Futuro Vegano (2)
Genética (4)
Gnoseología (7)
Historia (3)
Informática (8)
Ingeniería (3)
Inteligencia Artificial (9)
Lingüística (2)
literatura (1)
Lógica (3)
Marketing (8)
Matemáticas (6)
Medicina (24)
Método Científico (9)
Negocios (2)
Neurociencia (2)
Política (12)
Programación (4)
Psicología (15)
Química (1)
REDcientifica (6)
Redes Neuronales (3)
Robótica (5)
Sensocentrismo (1)
Sistemas Complejos (4)
Sociología (26)
Subjetividad (26)
Tecnología (15)
Visión Artificial (1)

 redcientifica.org en Twitterredcientifica.org en Facebookredcientifica.org en Google+ 

redcientifica.org en LinkedIn



CSS Validator